Autor en Sevilla al lanzamiento de su libro en el Hotel Las Casas de la Judería, Sevilla. (Foto de ABC: Felipe Guzmán)

 «En Inglaterra existe mucha hipocresía sobre el mundo del toro» 

Tras tres años de visitas a España, acaba de publicar el libro «Into the Arena. The world of the Spanish bullfight» —que se vende en el portal Amazon—, en donde refleja sus experiencias del mundo taurino

Andrés González-Barba / Sevilla
Día 04/06/2011

Haga clic aquí para ver el artículo completo

Haga clic en la portada del libro a continuación para la compra de Amazon (para el momento sólo disponible en Inglés)

Alexander Fiske-Harrison

El comienzo…

junio 4, 2011

El origen de mi libro era este artículo en el Reino Unido para la revista…

Issue 150 – 28 de de septiembre 2008

Una muerta noble

Alexander Fiske-Harrison

La corrida es considerada por muchos un acto cruel. Pero no es simplemente un espectáculo chillón de circo; en su mejor forma es una modalidad artística. ¿Puede la estética justificar el sufrimiento de un animal?

Los acontecimientos siguientes ocurrieron el día 19 de abril de 2007, el segundo día de la Feria de Abril en Sevilla, en la Plaza de Toros de la Real Maestranza de Caballería.

El toro entra en el ruedo al trote, una fanfarria de trompetas se desvanece en el fondo. El toro parece indeciso, sus ojos recorriendo el ruedo.

Sus criadores le han nombrado Borgoñés. Llegó a la ciudad la noche pasada desde los pastos de la finca de Victorino Martín, situada en el centro-occidental de España, 80 kilómetros de la frontera de Portugal. Aquí, en esta mezcla de pasto, maleza y bosque, Borgoñés aprendió a utilizar sus cuernos y formó su masa de 550 kilos de musculo y hueso. Ahora que está solo por la primera vez en su vida, las restricciones en sus instintos más fieroses tán eliminadas. Situados en los bordes del ruedo circular, unos 50 metros del toro, esperan tres banderilleros: compañeros y empleados del matador vestidos en trajes de menor grado,cada uno equipado con un capoteen sus manos, con un lado de color rosa, el otro de amarillo. Agitan los capotes desde la seguridad de losescondites de maderalocalizados en la barrera del ruedo hasta que Borgoñés embiste y cruza el ruedo, eligiendo su blanco. El toro no para hasta que choca contrael escondite, el hombre detrás fuera de peligro, mientras Borgoñés da golpes una y otra vez contra la madera, astillas volando. Borgoñés ha demostrado que es rápido en tomar el señuelo, que embiste recto, sin vacilar ni piafar el terreno, y que favorece el pitón derecho. Lee el resto de esta entrada »