Expansión: Un espontáneo inglés salta en defensa de los toros

agosto 28, 2011

26.08.2011| London| Roberto Casado

En un año de pesimismo entre los aficionados a los toros, por el efecto de la crisis en los festejos y por la prohibición de las corridas en Cataluña, un libro publicado en Inglaterra aporta una dosis de esperanza sobre el futuro de ese espectáculo al ofrecer una recia defensa de la fiesta desde una nueva perspectiva internacional.

Alexander Fiske-Harrison tratar a torear una vaquilla de Saltillo en presencia de Finito de Córdoba y Juan José Padilla (Foto: Nicolás Haro)

Alexander Fiske-Harrison, un inglés de 35 años que estudió Biología y Filosofía antes de colaborar con organizaciones ecologistas y hacer sus pinitos como actor en Londres, relata sus dos años de inmersión en el mundo del toro en el libro Into the Arena: The World Of The Spanish Bullfight.

El autor, aunque sin competir con la calidad literaria de Ernest Hemingway en sus libros sobre la fiesta, decide ir más allá que el legendario escritor estadounidense al no limitarse a ver las corridas desde la barrera y a compartir mesa y mantel con los toreros del momento. Fiske-Harrison también participa en tentaderos de vaquillas en las ganaderías, corre el encierro de Pamplona, recibe clases de toreo y acaba matando un novillo.

Su conclusión es que “en el ruedo, todas las verdades trágicas y brutales de la vida están presentes sin adornos. Por esa razón no puedes prohibir las corridas, porque contienen todos los hechos de la vida misma. Lo más que puedes hacer es darte la vuelta y no mirar. Y convencer a otros para que no lo hagan”. La defensa que Fiske-Harrison realiza de los toros tras su experiencia se basa en dos pilares.

El primero es un argumento habitual entre los aficionados españoles: los toros viven y mueren de una forma mucho más libre y respetuosa para su condición que la que sufre el ganado dedicado a la alimentación humana, además de facilitar el matenimiento de las dehesas, de alto valor ecológico.

El segundo razonamiento llega desde una perspectiva liberal, tradicionalmente anglosajona. “¿Cómo puede la gente tolerar ver un animal herido y asesinado, por muy bonita que sea la danza que conduce a ello?”, se pregunta el autor. “Esa duda cuestiona la virtud de la audiencia. Y las democracias liberales no aprueban nuevas leyes sobre la virtud. Como dijo la primera Reina Isabel, que enseño la tolerancia a Inglaterra: yo no construiría ventanas en las almas de los hombres”.

Pero la aventura taurina de Fiske-Harrison comienza con muchas dudas. En 2000, acudió con su familia a una corrida en Sevilla en la que dejó el coso tras el cuarto toro: “No aguantábamos tanta sangre”. Pero esa tarde dejó un poso en Fiske-Harrison. “Aquéllo era algo importante. Sea lo que fuera, estaba en una balanza moral. Cuando se hacía bien, parece una buena cosa; cuando se hacía mal, parecía un pecado imperdonable”.

Tras asistir a varias corridas más y escribir algunos artículos sobre la fiesta, Alexander Fiske-Harrison ratifica que ese espectáculo está “en el borde de un precipicio ético. Cada persona debe decidir por sí misma, igual que debe decidir si el sabor de un filete justifica la muerte de una vaca”.

Para dar su respuesta personal a ese dilema, el autor inició en 2008 su aventura de dos años por la piel del toro, periplo que forma la base del libro. Fiske-Harrison viaja a Madrid y Pamplona, pero su base de operaciones es “Andalucía, Sevilla. Allí es donde el toreo existe realmente”. Por el relato desfilan toreros, ganaderos y aficionados…. y decenas de novillos y toros, cada con sus características particulares.

Al final, el autor rebate a los críticos externos de la fiesta. Pero no aborda de lleno el mal interno que, según algunos, es su mayor peligro: la falta de fuerza, casta y bravura de los toros actuales, lo que convierte muchas corridas en el “pecado imperdonable” que citaba Fiske-Harrison.

Frente a los pesimistas, el inglés concluye que “las corridas no necesitan salvación. Es una industria de 2.500 millones de euros con mil corridas anuales, frente a las 300 de la edad de oro de los años treinta. Los principales matadores ganan millones de euros al año”.

El libro ha recibido buenas críticas en los diarios británicos.Varias revistas y televisiones han pedido artículos y reportajes sobre la fiesta al autor. “Me he convertido en un embajador internacional de los toros”, dice el escritor.

Adolfo Suárez Illana toreando in Castellón - Fiske-Harrison a la izquierda en el callejón

“Suárez ‘torero’ y el 23-F
Adolfo Suárez Illana, hijo del expresidente del Gobierno español, queda retratado en el libro como un excelente matador de toros aficionado. Además de compartir varios tentaderos con Alexander Fiske-Harrison, Suárez Illana relata en el libro la afición taurina de su padre, quien también mató toros en su juventud.

Y explica cómo esa experiencia pudo influir en la actitud estoica del entonces presidente cuando un grupo de guardias civiles asaltó el Congreso en el golpe del Estado del 23 de febrero de 1981. “¿Cómo aguantó sentado mi padre? Nunca había sido soldado. Pero cuando te has enfrentado a un toro, sabes que los disparos de un arma se convierten en una cosa más que puede matarte, y no la más terrible”. Según Suárez Illana, “bailar a muerte con un toro, que eso es torear, tiene una verdad incontestable tras de si: la muerte. Pero la esencia no es la muerte, sino el arte: esa capacidad del hombre para crear sentimientos en el albero”.

José Tomás en Barcelona (Foto: Carlos Cazalis)

“Soy Tomasista
Alexander Fiske-Harrison asegura que todavía duda sobre la moralidad de las corridas cuando ve una mala faena o un toro desfondado y sin bravura. E incluso se aburre algunas tardes. Pero eso no le sucede con el torero José Tomás, a quien descubrió en Jerez en 2009. “Aquéllo era arte. La crueldad había sido olvidada, mis dudas habían volado. Estaba embriagado”.

Alexander Fiske Harrison, derecha - en chaqueta rojo y blanco - con un toro de Torrestrella en Pamplona, el 7 de julio, 2011 (Foto: REUTERS/Joseba Etxaburu)

De Sanlúcar a Pamplona
Fiske-Harrison admite que Madrid y Sevilla son “las catedrales del toreo”. Pero ensalza el ambiente de Sanlúcar, “donde la gente combina la animación de la feria con lo mucho que saben de toros”. Pese a participar en el encierro de Pamplona, las corridas en esta ciudad le parecen demasiado ruidosas.

La prohibición en Cataluña
“Como liberal que soy, no creo en prohibir cosas”, dice Fiske-Harrison a cuenta de la decisión del Parlamento catalán de abolir las corridas de toros en esta comunidad. Pero el autor inglés no ve el peso de la política nacionalista detrás de esa decisión. “Cuando estuve en Barcelona, pude comprobar cómo la gente hablaba en contra de las corridas, igual que estaban contra fumar en los bares (algo curioso, pensé, para gente que fuma cannabis en la calle y toca los bongos toda la noche)”.

Alexander Fiske-Harrison y Cayetano Rivera Ordóñez en Sanlúcar (Foto: Nicolás Haro)

Amistad con Cayetano
Durante su inmersión en el mundo del toro, Fiske-Harrison entabla una buena amistad con varios toreros del momento, entre los que destacan matadores con estilos distintos como Juan José Padilla y Cayetano Rivera Ordóñez (con quien el autor aparece en la fotografía de la izquierda). En un pasaje del libro, el escritor inglés preguntaa Cayetano como se siente después de una corrida. “¿Has hecho algo alguna vez con tanta adrenalina que te deja totalmente abrumado?”, es la respuesta del torero.

El artículo original se encuentra en el continuación en PDF. El libro está disponible en Inglés en Amazon (Reino Unido) haga clic aquí. Con suerte, una editorial española lee el diario Expansión

Expansion en Into The Arena pagina 1

Expansion en Into The Arena pagina 2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: