El Norte de Castilla: La Alegría de la Emoción – mi articulo sobre mi despedida

septiembre 18, 2019

El Norte de Castilla

ENGLISH VERSION HERE

La Alegría de la Emoción

Alexander Fiske-Harrison

Lunes, 9 de septiembre, 2019

ENGLISH VERSION HERE

Con los pulmones ardiendo, la visión borrosa, los latidos del corazón y las manos temblorosas, me quedé mirando y charlando con mis compañeros en la calle, Josechu López y David García, mientras el último toro cruzaba la calle, durante el antepenúltimo encierro de la feria más antigua del mundo, y la última vez espero encontrarme compartiendo el asfalto con mi animal favorito.

No es que haya perdido mi amor por el toro o mi afecto por los encierros: mi admiración por este lugar de encuentro para el hombre y la bestia no ha disminuido en absoluto. Tampoco es el paso de los años o los excesos de un estilo de vida indulgente lo me que empuja a apartmate a mi mitad de los cuarenta: el año pasado me cubrí una maratón de tres horas y tres cuartos en Mont Saint-Michel y el anteiror mis mejores carreras taurinas en lugares tan raros como Funes y Falces.

Huida a medianoche – Alexander Fiske-Harrison, a la derecha, corriendo sobre los cuernos de un toro en un encierro nocturno en Funes, Navarra, en 2017.

Pero diez años después de mi primer encierro – con Miuras, en San Fermín – he dejado de ofrecerme el placer de antes. Por citar al gran B. B. King, no es que “la emoción se fue”, pero sí la alegría de esa emoción.

Esto no quiere decir que mis actividades taurinas hayan terminado: todo lo contrario. A través de mi organización Bullfighting Andalusia, paso más tiempo que nunca luchando con reses bravas. Nuestro evento inaugural reunió a un nutrido grupo después de que el operador turístico más grande de Estados Unidos en Pamplona, Running Of The Bulls, Inc., nos contratara para sus clientes del deporte más rico del mundo, la junta directiva del asociación de motor-carreras estadounidense: NASCAR. Luego llevamos a Navarra un grupo de amigos y compañeros de Sevilla, encabezados por mi exmaestro, el matador Eduardo Dávila Miura, y Chapu Apaolaza, portavoz de la Fundación del Toro de Lidia.

Alexander Fiske-Harrison toreando un novillo-toro de tres años de Saltillo, Detrás: el ganadero del toro Félix Moreno de la Cova, el ganadero famoso Antonio Miura, y su sobrino, el matador Eduardo Dávila Miura (Foto: Nicolás Haro)

Sin embargo, aunque todavía tengo el impulso de explorar los misterios del toreo, esa combinación de laberinto técnico de alto riesgo y forma de arte representativa, tan mal traducida al inglés como “bullfighting”, ya no me siento atraído por hacer coincidir mis pies con las patas de estas bestias en plena calle. Mientras cenaba en Cuéllar con Jokin Zuasti, quizás el último de ese grupo de sanfermineros conocido – para bien o para mal – los divinos, me di cuenta de que solo era la mitad del ‘aficionado dinámico’ que él todavía era, y menos de una cuarta parte de lo que había sido. Zuasti nos mostraba una foto de 1977, en la que estba con Joe Distler, nuestro difunto amigo Julen Madina, el maravilloso Chema Esparza y el maestro de todos ellos, Tito Murillo, y yo pensaba que mi amor por formar parte de la manada había terminado.

En parte – no se puede negar – el riesgo está en el origen de esta decisión. En 2009, cuando llegué a San Fermín para correr el encierro, un corridor acababa de morir, y este año, justo el día después de corer mi último encierro de Cuéllar, el toro acabó con la vida de tora person. mis carreras finales en la Feria de Nuestra Doña del Rosario esta semana también mataron a alguien. Y en mitad de esta imagen enmarcada en negro de una vida en pie con Los Toros occurido en 2014, año salvaje en el que murieron catorce corredores en encierros de toda España, incluido uno en Cuéllar. La muerte también corre junto a todos en el encierro, y aunque la capa de san Fermín o la gracia de Nuestra Señora del Rosario pueden interceder, la decisión final, como siempre, es con en sus hijos con cuernos.

Este año, en la villa donde he traído a tantos para presenciar y participar su combinación de oro sagrado y cuero vivo (desde jinetes de clase mundial como Richard Dunwoody hasta Pares del Reino como Lord Westmorland, desde corresponsales de guerra internacionales ,como Jim Hollander, de EPA y Angus MacSwan, de Reuters; hasta soldados internacionales como el capitán Dennis Clancey y el sargento Connor Quinn de la 101.ª División Aerotransportada), también ha venido conmigo mi prometida, Klarina Pichler, jugadora de polo austriaca que ocupó el puesto número cinco en el mundo. (Cuyo Polo Andalusia y Riding – Equitación – Andalusia son organizaciones hermanas de mi Bullfighting Andalusia). Y cuando un hombre decide formar una familia, como lo he hecho, se hace mayor la responsabilidad. Como dice el viejo credo del cazador: «No derrames sangre por diversión». Ahora debo extender la definición de esa sangre a la mía.

Alexander Fiske-Harrison y Klarina Pichler después de su último encierro. (Foto: Yoli Falcó)

Aún así debo agradecer a los encierros en general, y a Cuéllar en particular, todo lo que me han dado. Este año fui nombrado Extranjero del Año en el villa de los encierros más antiguos del mundo. Y a pesar de que la ceremonia en sí tuvo que ser cancelada cuando el nuevo alcalde Carlos Fraile se ocupó con dos cornadas en el encierro de esa mañana, conmigo estaban quienes me han acompañado durante todos los años que he venido a Cuéllar, incluidos muchos extranjeros, liderados por el ex-campeón de rodeo de Texas Larry Belcher, corredores locales como Dyango Velasco y pastores como Enrique Bayón Brandi sin faltar Elisa de Frutos, del Hotel Mesón San Francisco, nuestro cuartel general.

Ahora que renuncio a corer y me alejo como extranjero para que otros tomen mi lugar en ese gran evento que son los encierros de Cuéllar, grito una más fuerza que nunca: “¡Cuellaranos, a por ellos!”

Bill Hillmann, Dyango Velasco, AFH, Jokin Zuasti, Mikael Andersson y Larry Belcher (Foto: Charo de Frutos)

Alexander Fiske-Harrison es autor de la William Hill Sports Book Of The Year victorioso, Into The Arena: The World Of The Spanish Bullfight [Profile Books, 2011], editor y co-autor – con el Alcalde de Pamplona, el nieto de Ernest Hemingway, John, la hija de Orson Welles, Beatrice, y otros (incluso Joe Distler, Jokin Zuasti, Larry Belcher, Julen Madina y Josechu Lopez mencionado anteriormente), The Bulls Of Pamplona [Mephisto Press, 2018], y el próximo Juan José Padilla: Man, Matador Myth

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: