Fui recientemente entrevistado en la BBC y una de las personas también entrevistadas, un representante de PETA (Animales People for the Ethical Treatment, Personas por el Trato Ético de los of Animals), sacó a colación un sondeo de opinión “de Gallup” efectuado en 2006, que aseguraba que el 72% de los españoles estaban “en contra de las corridas de toros”.

Dejando de lado el hecho de que la afirmación de PETA no era cierta -la encuesta en realidad decía que el 72% no tenía “ningún interés” en las corridas de toros-, ésto me hizo reflexionar. Hubo otra “encuesta de Gallup” cuatro años antes que decía que el 69% de los españoles encuestados no mostraba ningún interés, y la más reciente, de 2008, dio la misma cifra. Son grandes oscilaciones: millones de personas.

Así que busqué más a fondo, y lo que encontré fue fascinante.

Ha habido diez de tales encuestas dirigidas por “Gallup” (las comillas tienen su explicación) desde 1971, cuando el 55% de los encuestados dijeron que estaban interesados en los toros. Esto parece ser un declive bastante pronunciado, hasta que uno mira el grado de confianza de estas cifras.

Por ejemplo, en 1987 el resultado fue que el 48% de los españoles estaban interesados en los toros, que es una cifra bastante alta teniendo en cuenta que Franco -que “impuso” las corridas de toros como la fiesta nacional- llevaba muerto una docena de años y el principal espectáculo de masas del país, como en el Reino Unido, era en realidad el fútbol. Sin duda, representaba un valor mucho más alto que el propio deporte nacional británico, el cricket.

Sin embargo, a los cinco años -el intervalo entre esta encuesta y la siguiente-, esa cifra había caído al 31%. En el plazo de elección de un gobierno, seis millones doscientos cincuenta mil españoles de repente habían decidido que no tenían ningún interés en su fiesta nacional. Aunque me parece una afirmación muy dudosa, creo que es posible. Qué años más malos de toros debieron haber sido aquéllos. O eso, o el 17% del país experimentó una sorprendente conversión en el tema del bienestar animal como la de San Pablo camino de Damasco.

Sin embargo, esta explicación se hace verdaderamente increíble cuando compruebas que doce meses después de esa encuesta, la cifra volvió a subir hasta el 38%. Es simplemente inconcebible que casi tres millones de personas cambien su opinión entre “interesados” y “no interesados” y luego de vuelta otra vez en ese intervalo de tiempo. Es evidente que debe haber un enorme fallo en la estrategia de sondeo. Así que me puse en contacto con Gallup. Aquí está su respuesta:

“Gallup no ha encuestado sobre el tema de las corridas de toros en España.”

Me pareció extraño, así que les envió los enlaces a las referencias a la encuesta de 2006 aparecidos en The Guardian, CNN y Time, así como un detallado desglose de la misma de la Wikipedia. Esta fue la respuesta de Gallup.

“Una empresa local que se declaró en quiebra tenía los derechos para usar el nombre de Gallup. Ellos hicieron ese estudio -no Gallup como usted cree. Hemos recibido otras consultas sobre este estudio, pero le puedo asegurar que la “firma Gallup” no lo hizo.”

Lo que viene a demostrar que Mark Twain tenía razón: hay mentiras, malditas mentiras y estadísticas.

La próxima semana responderé a la League Against Cruel Sports (Liga Contra los Deportes Crueles), que en su página web afirma que la industria taurina en España sólo emplea a 400 personas a tiempo completo durante todo el año. Lo que significaría que las 1.350 fincas de toros bravos registradas en el Ministerio del Interior y que figuran en su página web, literalmente se labran solas…

Alexander Fiske-Harrison

Con agradecimiento a Juan Medina por mostrarme algunos de estos problemas numéricos en su excelente blog aquí

Anuncios

26.08.2011| London| Roberto Casado

En un año de pesimismo entre los aficionados a los toros, por el efecto de la crisis en los festejos y por la prohibición de las corridas en Cataluña, un libro publicado en Inglaterra aporta una dosis de esperanza sobre el futuro de ese espectáculo al ofrecer una recia defensa de la fiesta desde una nueva perspectiva internacional.

Alexander Fiske-Harrison tratar a torear una vaquilla de Saltillo en presencia de Finito de Córdoba y Juan José Padilla (Foto: Nicolás Haro)

Alexander Fiske-Harrison, un inglés de 35 años que estudió Biología y Filosofía antes de colaborar con organizaciones ecologistas y hacer sus pinitos como actor en Londres, relata sus dos años de inmersión en el mundo del toro en el libro Into the Arena: The World Of The Spanish Bullfight. Lee el resto de esta entrada »

Este artículo apareció originalmente en el blog The Pamplona Post pero me parece que debería estar publicado aquí también.

El titular es verdad y falso (y es el titular de la última reseña de mi libro, Into The Arena, adjuntado abajo).

Es verdad del propio gran ‘Papa’, porque Ernest Hemingway nunca corrió en Pamplona, a pesar de que fue él que lo hizo tan famoso (y el artículo que escribió para The Toronto Star sobre la cornada que recibió allí).Sin embargo, el fin de semana pasada, el día que salió la reseña, y 50 años y 7 días después del suicidio del ‘Papa’, yo estuve ocupado pisando la ruta que él no pisó, acompañado por John Hemingway, el nieto de Ernest y un autor nada malo él mismo (ver Strange Tribe: A Family Memoir). El hecho de que John eligió ese día para correr este año – su segunda vez – es aún más impresionante. Primero, porque fue el aniversario de su primer encierro delante del toro, del año 2009, el día que un hombre de 27 años, Daniel Jimeno Romero, un corredor experimentado de segunda generación fue matado. Segundo, porque fue con ‘los toros de la muerte’ de la ganadería de Don Eduardo Miura (mi primer encierro también fue con ellos en el año 2009).

Fue un placer tomar una cerveza contigo la noche anterior al encierro, y un honor pisar unos pasos a tu lado. Aquí estamos hablando de estrategia. (¡Corre!)

L-R: Gary Masi, Me, John Hemingway, Graeme Galloway (orange), Bill Hillman (blue) Photo: Antalya Nall-Cain

Esto fue sólo uno de los momentos destacados. Otro fue cuando quede con uno de los hijos de Don Eduardo, Antonio, y su esposa Cristina, quien contó a mi novia Antalya las mentiras más halagadores sobre mi toreo. “¡Gracias Cristina! Pero ningún ingléses tan bueno a torear…

Eso dicho, tuve encierros buenos, como se puede ver en la foto abajo con un toro de Torrestrella de la finca Los Alburejos que pertenece a mi amigo Don Alvaro Domecq. Yo soy el hombre vestido de chaqueta de rayas rojas y blancas. De casualidad son los colores de mi escuela, Eton, otorgado a mí por el Club Atletismo en el año 1994 por los 400m

Este foto era en el Diario de Navarra, Daily Telegraph (Reino Unido) Die Welt (Allemana) y en varios periodicos en los Estados Unidos. (REUTERS/Joseba Etxaburu)

Está extremadamente mal visto tocar a los toros, pero acabo de ver este hermano acercándose detrás de mí, y por eso fue necesario estabilizar a mí mismo mientras corriendo a máxima velocidad, mirando por encima del hombro, hasta que pude calcular el momento correcto para resbalarme entre los dos toros, como mostrado en la foto aquí. Eso me permitió “correr en los cuernos” de un toro, y a la misma vez reduciendo nítidamente el riesgo de estar tirado al suelo por otros corredores, el “arado de gente” de media tonelada despejando el camino delante de mí. Un malabarismo difícil, ¡por cierto!

El 10 de Julio 2011

Donde Hemingway temió pisar

Into The Arena por Alexander Fiske-Harrison

James Owen

* * * * *

(4 de 5 estrellas)

Pienses lo que pienses del relato de Alexander Fiske-Harrison en busca de llegar a ser torero, tienes que admirar sus huevos. Literalmente no, afortunadamente, pero existen momentos durante el año que pasó como un matador amateur en España en que parece probable que experimente de primera mano la crueldad de la arena.
Y quizás debería ser así. Por tanto que escribió, Ernest Hemingway nunca entró en el ruedo. Para Fiske-Harrison, la única manera de justificar la corrida de toros es entender completamente los riesgos supuestos.

Es una combate mucho más justa que la caza del zorro. El toro pesa más que una tonelada, se gira con agilidad como un patinador y es capaz de levantar un caballo y jinete con el pitón de un cuerno. Cuando el mejor torero de la actualidad, José Tomás, fue corneado durante una corrida en Méjico, perdió un total de 17 pintas de sangre.
Es con razónque los estudios demuestran que los psicópatas y los toreros tienen la misma química de cuerpo en calmaantinatural. En España, los toreros son más famosos que los futbolistas.

Pero ¿el arte y el espectáculo justifican el sufrimiento? El argumento de Fiske-Harrison, que la interacción entre hombre y toro, bien realizada,merece la tragedia, no convencerá a muchos lectores.

Pero sus descripciones de las corridas son absorbentes y líricas, y su explanación de los distintos usos del capote y muleta del matador es iluminadora. Uno empieza a entender lo que ha captivado a los españoles por siglos.

Este libro complejo y ambicioso examine no sólo la vida dentro de la plaza de toros pero también la identidad cultural de España y las ideas modernas sobre la masculinidad.

Fiske-Harrison admite que cada vez que se enfrenta con el toro siente más, no menos miedo. Cuando mata a su primer y único toro no siente triunfo sino una tristeza irreprimible por haberle quitado la vida.

Su punto que la indiferencia del matador hacia su propia vida en el ruedo le inspira respetarla más profundamente fuera del ruedo parece indiscutible. Uno sólo desea que nuestros propios deportistas desacreditados fueran tan sabios.

Autor en Sevilla al lanzamiento de su libro en el Hotel Las Casas de la Judería, Sevilla. (Foto de ABC: Felipe Guzmán)

 «En Inglaterra existe mucha hipocresía sobre el mundo del toro» 

Tras tres años de visitas a España, acaba de publicar el libro «Into the Arena. The world of the Spanish bullfight» —que se vende en el portal Amazon—, en donde refleja sus experiencias del mundo taurino

Andrés González-Barba / Sevilla
Día 04/06/2011

Haga clic aquí para ver el artículo completo

Haga clic en la portada del libro a continuación para la compra de Amazon (para el momento sólo disponible en Inglés)

Alexander Fiske-Harrison

El comienzo…

junio 4, 2011

El origen de mi libro era este artículo en el Reino Unido para la revista…

Issue 150 – 28 de de septiembre 2008

Una muerta noble

Alexander Fiske-Harrison

La corrida es considerada por muchos un acto cruel. Pero no es simplemente un espectáculo chillón de circo; en su mejor forma es una modalidad artística. ¿Puede la estética justificar el sufrimiento de un animal?

Los acontecimientos siguientes ocurrieron el día 19 de abril de 2007, el segundo día de la Feria de Abril en Sevilla, en la Plaza de Toros de la Real Maestranza de Caballería.

El toro entra en el ruedo al trote, una fanfarria de trompetas se desvanece en el fondo. El toro parece indeciso, sus ojos recorriendo el ruedo.

Sus criadores le han nombrado Borgoñés. Llegó a la ciudad la noche pasada desde los pastos de la finca de Victorino Martín, situada en el centro-occidental de España, 80 kilómetros de la frontera de Portugal. Aquí, en esta mezcla de pasto, maleza y bosque, Borgoñés aprendió a utilizar sus cuernos y formó su masa de 550 kilos de musculo y hueso. Ahora que está solo por la primera vez en su vida, las restricciones en sus instintos más fieroses tán eliminadas. Situados en los bordes del ruedo circular, unos 50 metros del toro, esperan tres banderilleros: compañeros y empleados del matador vestidos en trajes de menor grado,cada uno equipado con un capoteen sus manos, con un lado de color rosa, el otro de amarillo. Agitan los capotes desde la seguridad de losescondites de maderalocalizados en la barrera del ruedo hasta que Borgoñés embiste y cruza el ruedo, eligiendo su blanco. El toro no para hasta que choca contrael escondite, el hombre detrás fuera de peligro, mientras Borgoñés da golpes una y otra vez contra la madera, astillas volando. Borgoñés ha demostrado que es rápido en tomar el señuelo, que embiste recto, sin vacilar ni piafar el terreno, y que favorece el pitón derecho. Lee el resto de esta entrada »

Bienvenida

marzo 30, 2011

For the full version of this blog in English, click here.

Este blog fue comenzado a seguir mi investigación en el mundo del toreo en España en octubre de 2008, después de la publicación de mi ensayo para la revista Inglés Prospect sobre el tema, con su muy controvertido ‘punto de vista ético abierto “conclusión.

Estas investigaciones van desde la lectura de libros sobre comportamiento animal y la filosofía moral en la biblioteca Bodleian en Oxford, a correr con los toros en Pamplona y torea un novillo de Saltillo – a la muerte – en su finca en Córdoba. Y allí fueron las experiencias que se fue con él: de vida y de formación con los toreros a la bebida y el baile flamenco con los gitanos. Todas estas cosas forman mi libro: (Profile Libros, 26 de mayo de 2011) Se puede ser pre-ordenado en Inglés en edición de bolsillo, o como e-libro, en Amazon haciendo clic en el enlace aquí.

Como resultado, los puestos y las imágenes que figuran en el libro se han eliminado, pero queda mucho. He aquí un extracto de la película de poco de una entrevista que hice y un toro he luchado hace mucho tiempo. Lo recuerdo con tristeza, de verdad.

Grabado y editado por Sergio Garriga Riu. Entrevista realizada por Nicolás Haro. Entrevista en el Hotel Las Casas de la Judería, Sevilla (gracias a los duques de Segorbe). La pelea fue el 5 de noviembre de 2010, en la finca “Miravalles” con un toro de Saltillo, Conséjote, nació en diciembre de 2007 (gracias a los criadores de Félix y Enrique Moreno de la Cova, y Cristina Ybarra, así como los matadores Eduardo Dávila Miura y Rafaelillo.)

Alexander Fiske-Harrison

Los Toros de la Muerte

mayo 13, 2010

Mientras escribo mi próximo post acerca de mi formación, aquí hay una foto inmediatamente después de un tentadero que me encontró en la plaza con los famosos “Toros de la Muerte”, los de Don Eduardo Miura en su rancho, Zahariche. De izquierda a derecha, Eduardo Miura, el autor, Antonio Miura y mi maestro, Eduardo Dávila Miura. Lamentablemente, no se permite la fotografía dentro de su plaza rectangular único e histórico. (Con agradecimiento al novillero Javier Soto para toma la foto)

Alexander Fiske-Harrison

El autor con una becera de Saltillo en la finca de Enrique Moreno de la Cova (Foto: Nicolas Haro)

(English translation below on English version of blog here)

Hace dieciocho meses, escribí un largo ensayo para una revista en mi país natal, Reino Unido, acerca de La Fiesta Nacional de España. Era una discusión sobre la ética de las corridas de toros. No argumentaba que la corrida de toros era una cosa buena o incluso una justificada. Lo que decía, era que los británicos no pueden sentarse, tan tradicionalmente a comer “roast beef” los domingos, ver los tradicionales documentales de la BBC en el que los búfalos son destrozados por leones para regocijo del público, y acto seguido, tachar de bárbaras las corridas de toros de sus primos españoles. Hacer esto sería caer en la mejor de las hipocresías y en la peor de las xenofobias.

Este artículo ha creado tal polémica a ambos lados del debate, que mi agente literario me conminó a escribir un libro acerca de las corridas de toros de inmediato. Desde entonces, estoy viviendo entre ustedes.

He visto y hecho muchas cosas extrañas y novedosas para un hijo de mi tierra desde que estoy aquí, entre ellas, mi instrucción con el matador retirado Eduardo Dávila Miura, con la intención de enfrentarme a un novillo de Saltillo próximamente. De esta forma, podré decir honestamente que he cubierto todo el campo del mundo de la tauromaquia. La única cosa que no esperaba hacer, era repasar los mismos argumentos ante un público español. Sin embargo, dada la crisis cultural que parece estar ocurriendo entre los flecos de la económica, pensé que debía echar una mano. Muy especialmente, a raíz del artículo de mi buen amigo Adolfo Suárez Illana en El Mundo hace unos semanas. (Reproducido en su blog aquí.)

Adolfo Suárez Illana toreando en Castellón con el autor en el callejón (Foto: Carlos Cazalis)

A pesar de la coherencia del argumento central de Suárez Illana, y la elegancia de su fraseo, creo que, como tantos otros, está en peligro de caer en la trampa de convertir lo que es un debate cultural en una guerra política, creando una división, a mi juicio innecesaria. Eso es, exactamente, lo que la minoría deshonesta de entre nuestros esencialmente bienintencionados hermanos anti-taurinos quieren. La trampa es la de la promoción de la corrida de toros como un espectáculo emblemático de la España tradicional, conservadora y católica. Suárez Illana, tan espectador como protagonista, lleva las corridas de toros en su corazón como una forma de arte singular y rabiosamente española. Una lidia de toros es el producto momentáneo de la interacción entre un toro y un hombre solo, con la muerte mirando. Sin embargo, la lidia de toros, en general, es el producto eterno de la interacción entre la cultura española y el suelo de esta tierra. En las palabras de otro aficionado verdadero de la lidia: “No es casualidad todo el arte español ligado con nuestra tierra, llena de cardos y piedras definitivas”. Ni que decir tiene que su autor, Federico García Lorca, no compartía su política con la extrema derecha de Francisco Franco, ni con el democratismo de centro-derecha de Suárez Illana y su padre. Lee el resto de esta entrada »

Acerca del autor

abril 22, 2010

Author

Autor

Durante el último año y medio que he estado viviendo en Sevilla, apprendo sobre la tauromaquia después de un artículo que escribí sobre el tema para la revista Inglés Prospect , que generó gran discusión en todo el mundo (desde el Dayton Daily News en Ohio a The India Express en Bombay, incluso me entrevistaron en Al-Jazeera TV). A pesar de que su conclusión estaba completamente abierta. Todo lo que dijo fue:

“Ya sea o no la calidad artística de la corrida de toros supera la cuestión moral del sufrimiento de los animales es algo que cada persona debe decidir por sí mismos – ya que deben decidir si el sabor de un filete justifica la muerte de una vaca. Pero si dejamos de lado la posibilidad de que uno es menor que la otra, somos culpables de la carga de auto-engaño y la incoherencia en nuestro tratamiento de los animales.”(El artículo completo está disponible aquí en Inglés.)

Pasé la mayor parte del año pasado viaje con toreros para poder verlos trabajar en plazas de toros y las fincas de España, Francia y Portugal. Después me fui con los animales algunas veces a mí mismo, y salió corriendo con los toros en Pamplona, este año estoy entrenando con el matador Eduardo Dávila Miura con el fin de matar un toro para que pueda terminar el proyecto con un verdadero sentido de la exhaustividad.

Para información: He sido un miembro de la WWF desde que tenía trece hasta veinte años – y fue miembro de Greenpeace para diez. Comencé mis estudios como biólogo a la Universidad de Oxford antes de cambiar a la filosofía allí y al LSE, y han publicado a favor de más derechos de los animales – por ejemplo, mi artículo en el Financial Times con primates reproducido aquí en Inglés.

El libro terminado, Into The Arena – The World of the Spanish Bullfight (En La Arena – El Mundo de la Corrida de Toros español) será publicada por Profile Books en febrero de 2011 y espero que en español poco después…

Para saber más sobre mí, ver el artículo en The Times de Londres por Giles Coren disponible aquí. Sr. Coren pasó cuatro días conmigo, de ver la corrida de toros conmigo en la Maestranza de Sevilla a los entrenamientos con mis amigos y yo Adolfo Suárez Illana y Juan José Padilla. 

Alexander Fiske-Harrison y Giles Coren en la Maestranza de Sevilla (Foto: Nicolas Haro. Entradas: Enrique Moreno de la Cova)

Alexander Fiske-Harrison, Juan José Padilla y Adolfo Suárez Illana (Foto: Nicolas Haro)

Adolfo Suárez Illana, Giles Coren y Alexander Fiske-Harrison en la casa de Juan José Padilla (Foto: Nicolas Haro)

Alexander Fiske-Harrison, M.A., M.Sc.

(Estoy representado por escrito por Peter Robinson, en el Rogers, Coleridge & White) en Londres)