Adiós a fiesta

septiembre 6, 2016

'Ghost Bull' by Chloe Drakari-Phillips. A herd of Spanish fighting bulls is herded through the dawn forests to Cuéllar by hundeds of horsemen at the beginning of the most ancient 'encierro' - bull-run - in Spain

Ghost Bull – ‘Toro Fantasma’. Una manada de toros bravos se conducidos a través de los bosques del amanecer a Cuéllar por cientos de jinetes a principios de los encierros más antiguos de España. (Foto: Chloe Drakari-Phillips)

 

Este año fue mi quinto en la Feria de Nuestra Señora del Rosario en Cuéllar en Castilla y León, España, corriendo con los toros en los encierros más antiguos de toda España. Cuando llegué por primera vez en 2012, la ciudad abrió sus brazos a mí y por lo que cuando me fui me escribió un artículo en el periódico regional, El Norte de Castilla, titulado ”Gracias, Cuéllar, desde Londres”. El año siguiente el título fue ‘Y otra vez gracias, Cuéllar, desde Londres‘. Entonces en 2014 fue ‘Nos vemos pronto, Cuéllar‘.

Cuellar El Norte coverSin embargo, al año siguiente me rompió mis costillas corriendo con el ganado allí y se olvidó de escribir, así que este año me aseguré mi artículo salió temprano, el primer domingo de la feria, el día que llegué. Que sea reproducida a continuación.

Hay fiesta y feria en Cuéllar

En 1923, Hemingway llegó a Pamplona y fue testigo de esa explosión de vida que es la fiesta de San Fermín, en cuyo corazón hay grabado un camino que va desde los corrales a la plaza, y una feria: la del Toro.

Cuando volvió, en 1959, la ciudad había cambiado tanto que casi no la reconoció, y escribió: «Se han sumado 40.000 turistas. No había ni veinte cuando llegué, hace casi cuatro décadas».

The article as it appeared. The photo is of me in my days as a bullfighter in 2010 by Nicolás Haro.

El artículo tal como aparecido. La foto es de mi en mis días como torero en 2010 por Nicolás Haro.

Hace ahora seis años, cuando yo fui por primera vez, había más de un millón. Y aunque San Fermín ha sido como ‘el padre’ de mi afición, y la elegante Feria de Abril de Sevilla, la madre, es para mí Cuéllar –con su antigüedad– mucho más cercana y personal que esos dos espectaculares padres. Por eso siempre vuelvo, desde que conocí al escultor Dyango Velasco el sábado del pregón de 2012.

Desde entonces nunca vengo solo. A lo largo de estos años me ha acompañado una extraña y maravillosa mezcla de gentes. En 2013 vinieron conmigo, a vuestra hermosa ciudad del caballo, un primo muy lejano, el Conde de Westmorland, hijo del que fue Maestro de Caballos de su Majestad la Reina Isabel II, y Richard Dunwoody, el mejor jockey que nunca ha tenido mi país, ganador del Grand National, la carrera de caballos más peligrosa de Inglaterra, no una, sino dos veces.

Nicolás Osorio & I in 2013

Nicolás Osorio y yo (chaqueta) en 2013 (Foto: Graeme Galloway)

Este año vengo con más extranjeros que nunca, algunos ya conocidos en Cuéllar, otros nuevos. Vuelve este año, Jim Hollander, fotógrafo de guerra y de toros, de la Agencia Europea de Fotos de Prensa, que fue galardonado el año pasado con el Premio EHToro por divulgar los encierros de Cuéllar, y que acaba de recibir un homenaje como ‘guiri del año’, organizado por Mikel Urmeneta en Pamplona.

Jim Hollander in the forests of Cuéllar (Photo: Chloe Drakari-Phillips)

Jim Hollander en los bosques de Cuéllar (Foto: Chloe Drakari-Phillips)

Y además de haber publicado el libro ‘De Pizarra a Pamplona’: a través de España a caballo (disponible para comprar aquí), las memorias del viaje en el que cuando era un adolescente atravesó España a caballo con su padre, Gino Hollander, un gran pintor taurino cuyos cuadros adornan las paredes de la Casa de Misericordia de Pamplona. Jim fotografiará este año el encierro de Cuéllar a caballo, para la prensa mundial, mientras yo, a su lado pondré las palabras.

En las calles, veremos de nuevo a Larry Belcher, ya conocido por los lectores de estas páginas después de celebrar sus cuarenta años de encierros en España. Gran campeón tejano del rodeo americano hace años, se casó con una castellana, la doctora Ana Cerón, y se trasladó a España para convertirse en profesor de la Universidad de Valladolid y en vuestro vecino.

Noel Chandler and Alexander Fiske-Harrison, Pamplona, July 2013 (Photo: David Penton)

Noel Chandler y yo (Foto: David Penton)

Junto a estos taurinos veteranos, encontraremos a otros más jóvenes (entre los que no me incluyo, ahora que he cumplido cuarenta años), como Jordan Tipples, galés, con el corazón de un león y que sigue la tradición del gran aficionado galés Noel Chandler, cuya muerte, el año pasado, aun lloramos. Fue Noel el que me enseñó la filosofía del primer corredor extranjero que fue aceptado por los locales en Pamplona, Matt Carney, veterano de la Segunda Guerra Mundial, del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos, con cuyos hijos, Allen y Deirdre, corro en Pamplona. Y es que no se debe correr por la gloria, sino por la alegría de hacerlo. Esta enseñanza se olvida hoy en día demasiado, como la que me enseñó Juan José Padilla, que me dijo después de perder el ojo en Zaragoza en 2011: «Las cicatrices no son medallas, si no las pruebas de nuestros errores». Este tipo de orgullo no tiene cabida en la plaza, ni en las calles.

Alexander Fiske-Harrison running with the bulls - red jacket with white stripes on the right - in the last encierro of Cuéllar 2016 (Photo courtesy of Castilla y León Televisión)

Yo corriendo con los toros en el último encierro de Cuéllar 2016 (Foto cortesía de Castilla y León Televisión)

 

Joe Distler, Larry Belcher and me (Photo: Ana Cerón)

Joe Distler, Larry Belcher y yo (Foto: Ana Cerón)

Y también estará Chloe Drakari-Phillips. Chloe fue por primera vez a Pamplona hace veinticinco años, aunque solo tiene veinticuatro (su primer San Fermín fue cuando su madre estaba encinta). Esta hija adoptiva de los sanfermines es el alma de esa parte de Pamplona que vibra y se apasiona con la fiesta, y que me ha enseñado una parte más lúdica de las ferias taurinas de España, a mí, un hijo adoptivo de la Feria del Toro.

Y como parte de este espíritu de cooperación entre locales y extranjeros, le he pedido a Enrique Bayón Brandi, un pastor principal, que me ayude a organizar un almuerzo de corredores, siguiendo la tradición que empezaron hace treinta años en Pamplona nuestros grandes amigos y grandes corredores, Julen Madina y Joe Distler, reuniendo un pequeño grupo de corredores locales y extranjeros para celebrar un almuerzo de hermandad. Así esperamos añadir una nueva tradición internacional al encierro más antiguo de España. En señal de respeto con los toros y los que trabajan con ellos, dedicaremos nuestra primera reunión a la memoria de Víctor Barrio, e invitaremos a David Mora, el diestro que esa tarde lidiará los toros que correremos por la mañana.

The Pamplona Runner's Breakfast 2015. Joe Distler is in sunglasses next to me at the back behind the matador David Mora (white polo shirt) with Julen Madina kneeling front (white t-shirt) (Photo Photo by John Kimmich on Jim Hollander's camera - Jim is front row holding John's camera)

El Desayuno de Corredores en Pamplona 2015. Joe Distler es en gafas de sol a mi lado en la parte posterior detrás del torero David Mora (polo blanco) con Julen Madina arrodillado delante (camiseta blanca) (Foto por John Kimmich en la cámara de Jim Hollander – Jim es primera fila con la cámara de John)

Es algo bonito traer a Cuéllar una costumbre de Pamplona, ya que el encierro de Cuéllar es casi con seguridad el padre del de Pamplona, aunque este sea más famoso. Los Duques de Albuquerque III y IV, el padre de Nicolás Osorio, es el XIX, eran los virreyes de Navarra entre 1452 y 1464, cuando empezó a escribirse sobre los encierros en esa parte de España.

De modo que pondré en la maleta mi chaqueta de atletismo, con sus distintivas rayas rojas y blancas, en honor de la unión entre las tradiciones de España y las mías propias, y entraré en la recepción del hotel San Francisco para participar una vez más en las ferias de Nuestra Señora del Rosario y en el abuelo de todos los encierros que acontece en ellas. No puedo contener la emoción.

The begining of the bull-run of Cuéllar, Spain's oldest (Photo by Jim Hollander - EPA)

El comienzo del encierro de Cuéllar, más antigua de España (Foto: Jim Hollander / EPA)

Epílogo

Me, the late 'Bomber', the late Julen Madina and Stephen Ibarra who was with us in Spain this year, in better days. (Photo by Deanna Ally)

Yo, el fallecido Bomber ‘, el fallecido Julen Madina y Stephen Ibarra que estaba conmigo en España la semana pasada, en 2012. (Foto: Deanna Ally)

En la tarde del martes, 30 de agosto, Julen Madina murió en el hospital después de un accidente durante la natación, mismo después de un incidente en el que resultó gravemente herido en un encierro en Tudela. Y así terminó la vida de uno de los “corredores de toros más prolíficos y capacitados en la historia del encierro. Aunque no llegué a conocerlo tan bien como yo hubiera querido, yo le tenían como un amigo, pasamos un poco de tiempo juntos y él amablemente contribuyó al libro he recopilado, editado y co-autor junto con nos amigos en común como Joe Distler, Miguel Ángel Eguiluz, Jokin Zuasti y fotografías de Jim Hollander.

En mi vuelo de vuelta de Madrid la semana pasada, garabateé unas pocas líneas en una servilleta para describir la cosa simple pero profunda que es fiesta. No es mucho, pero yo pensaba que iba a ponerlo aquí. Fue escrito en Inglés, con la rima y la escansión, la aliteración y el ritmo. Adjunto esa versión en primer lugar, y luego mi (mala) traducción en prosa.

Farewell To Fiesta

(For N.)

Farewell to fiesta, farewell to the sun,
The candles are burned down and the bulls are all gone.

Though the shrine’s empty and the altars are bare,
We know the way back now and will return there.

As we grow older and some of us fall,
We’ll still lift our glasses and toast to us all.

For fiesta is in us, and those who we love,
Those still among us, and those up above.

Adiós a fiesta.

Adiós a fiesta, adiós al sol,
Las velas se queman abajo y los toros se han ido todos.

Aunque la el santuario está vacío y los altares están desnudos,
Sabemos que el camino de vuelta ahora y volveremos allí.

En cuanto nos hacemos mayores y algunos de nosotros caemos,
Aún nos levantemos nuestras copas y brindis a todos nosotros.

Para fiesta es en nosotros, y los que amamos,
Los que aún entre nosotros, y los de arriba.

 

Last night of the feria (Photo: Alexander Fiske-Harrison)

Última noche de la feria. (Foto: Alexander Fiske-Harrison)

Anuncios
Estoy en mi chaqueta de rayas en la plaza de toros de Pamplona, 13 de julio de 2015. A mi derecha es Lore Monig, Presidenta del New York City Club Taurino, a mi derecha, el chef celebridad y torero práctico de México, Carlos Manríquez (Foto : Jim Hollander)

Estoy en mi chaqueta de rayas en la plaza de toros de Pamplona, 13 de julio de 2015. A mi derecha es Lore Monig, Presidenta del New York City Club Taurino, a mi derecha, el chef celebridad y torero práctico de México, Carlos Manríquez (Foto : Jim Hollander)

Después de las maravillas de San Fermín, me estoy preparando en Londres para volver a los encierros de Cuéllar – y tal vez San Sebastián de los Reyes – por corriendo en nuestra lluvia Inglésa y leer libros sobre lobos, el único animal que corriendo con los bovinos en el forma en que hacemos en las calles de España, en Castilla y Navarra (incluso puede tratar de hacer Tafalla y El Pilón de Falces como lo hice el año pasado.)

En el ínterin, me me alegró ver que mi reseña del libro de Dr. Robert Goodwin,  Spain: The Centre of the World 1519-1682, (‘España: El Centro del Mundo 1519-1682’) para The Spectator (la revista más antigua en el mundo de lengua Inglés, fundada 1828), ha sido parcialmente traducida por el diario de Capital Madrid, en el artículo ‘Manual de emergencia para españoles con baja autoestima en este año 2015 del cambio’ por A. R. Mendizabal.

Otro botón de mues­tra, un elogio de Alexander Fiske-Harrison en The Spectator: ‘Lo que dis­tingue a Goodwin de otros his­to­ria­dores de ese pe­riodo es el ca­rácter au­tén­ti­ca­mente mul­ti­dis­ci­plinar de sus pers­pec­ti­vas. Es eru­dito y con­ciso en los te­rrenos más co­no­ci­dos, y al mismo tiempo se adentra por otros de­rro­teros ori­gi­na­les, sobre todo en cuanto a los mo­tivos y ac­tua­ciones de los prin­ci­pales pro­ta­go­nis­tas. Que in­cluyen al pío Carlos, a su os­ten­toso hijo Felipe II, que sólo co­nocía su Imperio por el pa­peleo de la abru­ma­dora bu­ro­cra­cia, y a fa­vo­ritos como el Conde Duque de Olivares, va­lido de Felipe IV’.

Puedes leer el artículo aquí.

Alexander Fiske-Harrison

The Castle of the Duke of Albuquerque in Cuéllar (Photo: Nicolás Haro)

El Castillo de los Duques de Alburquerque en Cuéllar (Foto: Nicolás Haro)

(Una traducción aproximada de mi artículo para el periódico internacional el Financial Times. Pedimos disculpas por los errores: la versión original en Inglés está disponible en línea aquí Las fotos son de, y los derechos de autor pertenecen a, el fotógrafo Nicolás Haro. Su colección de fotografías en el lenguaje y la psicología de los caballos, que ha sido nominado para el premio más prestigioso de España, PhotoEspaña, está disponible en línea aquí.)

financial_times_logo

20130611-135011.jpg

Los jinetes de Cuellar entregan los toros de lidia a las afueras de la ciudad. (Foto: Nicolás Haro)

Financial Times

Viajes

“Las verdaderas cosas viejas”

Por Alexander Fiske Harrison

31 de mayo 2013

Quita por multitudes en Pamplona, Alexander Fiske-Harrison se une a los corredores en una menos conocida, más antigua encierro

Hace noventa años el próximo mes, un escritor de viajes de 23 años de edad, llamado Ernest Hemingway llegó a la ciudad española de Pamplona. Estaba asombrado y encantado por la explosión de color, sonido y la alegría que son el sello distintivo de las fiestas de San Fermín, patrón de la región.

Más sorprendente que la bebida y los tambores, sin embargo, fue la manada de toros de lidia que talla una ruta a través de la ciudad cada mañana de la fiesta, desde los corrales de la plaza de toros, donde se van a morir en el la corrida cada noche. (De hecho, no es una lucha en absoluto, la primera obra de Hemingway, para el periodico The Toronto Star, fue titulado, “Tauromaqia no es un deporte – es una tragedia”.)

Como escribió en cartas a sus amigos, él tenía el “tiempo salvaje malditisimo” en Pamplona, era “el verdadero cosas viejas”. Sin embargo, después de los artículos y luego su primera novela, The Sun Also Rises, que estableció allí, descubrió que la fama es una maldición que puede afectar tanto a las personas y lugares. Volviendo al festival en 1959 por última vez, él escribió “40.000 turistas han sido añadidos. No había 20 turistas cuando fui por primera vez hace cerca de cuatro décadas “.

Cuando llegué por primera vez a Pamplona en 2009 para investigar mi propio libro en la discutible fiesta de los toros de España, había 1,5 millones de visitantes, más de siete veces la población de la ciudad misma. El encierro, se compone de una media docena de toros de lidia españoles, cada uno más de media tonelada, junto a media docena de bueyes grandes, para “tranquilizarlos”. Ellos son liberados en las calles con barricadas a las 8 am a galope a lo largo de medio kilómetro, entre la multitud de varios miles de españoles temerarias y estudiantes extranjeros aterrorizados, muchos la peor de las bebidas. Es un espectáculo para la vista, y aún más extraño para estar entre.

En mi última carrera en Pamplona, en 2012, esperé hasta que un toro corrió carga por la calle, e igualó su velocidad para cortar delante de sus cuernos. Cuando un hombre se cayó delante de mí, le brincó y el toro siguió mi ejemplo. Cuando otro hombre corrió a través de nuestro camino, yo lo empujé a la seguridad. Sin embargo, cuando miré hacia atrás, para confirmar el toro seguía en marcha en colaboración con mí, una mano invisible me agarró y me tiró al suelo, por lo que la razón nunca lo sabré. El toro apenas tuvo tiempo de saltar por encima de mí, y todavía recuerdo la sombra de su vela mayor por encima de mí, con los cuernos que pasan centímetros de mi cuerpo que cae.

El autor corre entre dos toros en Pamplona (Detalle: Foto Auma)

Fue después de eso, de pie con los corredores regulares de nuestra conversación post-encierro con brandy en 8.05am, que incluso John Hemingway – nieto de Ernest y un visitante frecuente de Pamplona – se quejó de la herencia de su abuelo: “no son los toros que son peligrosos , es toda la gente malditos!”

El autor corre entre dos toros en Pamplona (imagen completa
: Foto Auma)

Así que cuando un otro corredor estadounidense, dijo que sabía de un antiguo encierro, más antigua incluso que los cinco siglos de Pamplona, pero sin todas las personas, le sugerí que pagamos una visita.

La edad exacta del encierro de Cuéllar se discute, pero su primogenitura no es: ellos tienen una carta del Papa Inocencio III, de 1215, que prohíbe a los sacerdotes participantes. Además, al contrario que en Pamplona, donde los toros son liberados de los corrales en el borde de la ciudad, en Cuéllar vienen de 5 kilometros fuera de la ciudad, desde cerca del río Cega, y son guiadas por el campo por un regimiento de caballería ligera.

Cuéllar se sienta encima de una colina, unos 150km al norte de Madrid, el pueblo coronado por un castillo aparentemente demasiado grande para una ciudad tan rural. Esto se debe a que Cuéllar no siempre fue así periférico. Han enriquecido por la lana en el siglo 13, fue brevemente la capital de la media cristiana de España, y cuando el corte se trasladó, el castillo fue regalado a los Duques de Albuquerque. El destino del castillo, sin embargo, al igual que el imperio español, ha sido caer en la ruina, a pesar de que recientemente se ha restaurado como museo.

En mi primera mañana en la ciudad, impulsado por mi guía, un escultor local notable de toros llamado Dyango Velasco, llegué a las puertas de los corrales a las 7 am. Una docena de espectadores robustas se reunieron en el bosque en el aire de la mañana fría (incluso en agosto, las mañanas son frías: Cuéllar es casi un kilómetro sobre el nivel del mar). Se nos unieron allí por alrededor de 200 jinetes, todos llevan lanzas para proteger a sus monturas. Lo que sucedió después fue como nada que jamás esperamos ver en el mundo moderno. Cuando los toros explotaron fuera de las puertas, los caballos entraron en acción junto a ellos, el pastoreo juntos y para guiarlos por el, encargado de dos horas intermitente – toros no puede galopar esa distancia a la vez – a la entrada de la ciudad.

Mientras tanto, Velasco me dejó volver a la ciudad en el lugar donde los jinetes dan los toros a los hombres en la tierra. En una escena que recuerda de la carga de la caballería en la película Lawrence of Arabia de David Lean, un ejército de caballos descendía la ladera polvorienta de la ciudad, que acompaña a la estampida de toros. No pasó mucho tiempo para darme a entender que la idea de correr con los toros en este punto sería un suicidio, y tomó un atajo a través del curso para un mejor lugar a mitad de camino.

20130611-135135.jpg

El autor, el centro de la calle con el Financial Times en la mano, Dyango Velasco, frontal derecho, la camiseta blanca con manchas rojas. (Foto: Nicolás Haro)

Allí, me uní a Velasco, y esperé que el primer grupo de toros aceleró por la pendiente hacia nosotros. Como los otros corredores, todos hombres con experiencia, me pasó, yo sabía que la manada se acercaba y yo aceleré, los toros me une a cada lado, hasta que al final me dejaron pasar. De acuerdo con el GPS en mi reloj de ‘footing’, que había estado con los toros de 230 metros, que en la multitud de Pamplona sería un récord. En Cuéllar, fue sólo otro día en la oficina – teníamos cuatro días más de encierros para el final.

Después de que los toros se han ido, feria de Cuéllar es algo relajado, con mucho vino, pero menos ruido que Pamplona. Los residentes de mayor edad, bailan las jotas en las calles, incluso minutos antes del encierro (al contrario que en Pamplona, las barreras son permeables a los espectadores, si no los toros). Incluso hay encierro para niños al mediodía, con pequeñas vaquillas, no con toros furiosos.

20130611-135233.jpg

La ciudad queda en silencio cuando los toros han pasado (Foto: Nicolás Haro)

Lo que uno piensa en la locura de todo esto, la crueldad y la belleza de la corrida que sigue cada noche, uno no puede dejar de pensar en esas ferias locales, con sus tradiciones peculiares y profundamente arraigada, han ayudado a mantener la cohesión social frente a la problemas económicos graves de España.

Incluso en tiempos de austeridad, después de haber ejecutado con los toros, bebido el vino de la tierra – la sabrosa Ribera del Duero – y cenamos en el cordero lechal, puede sentarse en el sol y hablar con la gente acerca de cómo el dinero – y la modernidad la misma – no siempre son todo en la vida.

Alexander Fiske-Harrison es autor de Into The Arena: The World Of The Spanish Bullfight (‘En La Arena: El mundo del toreo español’). Fue finalista del William Hill Sports Book of the Year Award 2011.’ (El gran premio del libro deportivo del año en Inglaterra.)

(La Feria de Nuestra Señora del Rosario de Cuéllar comienza el 24 de agosto este años, con encierros cada mañana del 25 de agosto al 29 (www.aytocuellar.es). Feria de Pamplona es de julio 6-14. Alexander Fiske-Harrison era un huésped del Hotel Maisonnave de Pamplona y el Hostal Mesón San Francisco de Cuéllar, ambos adyacentes a sus respectivos encierros. El San San Francisco es uno de los mejores restaurants en la ciudad, el otro es la Bodega Carchena. Para obtener más información sobre todo esto, visite The Pamplona Post.)

20130611-135253.jpg

La ciudad vista desde el castillo (Foto: Nicolás Haro)

Este artículo apareció originalmente en el blog The Pamplona Post pero me parece que debería estar publicado aquí también.

El titular es verdad y falso (y es el titular de la última reseña de mi libro, Into The Arena, adjuntado abajo).

Es verdad del propio gran ‘Papa’, porque Ernest Hemingway nunca corrió en Pamplona, a pesar de que fue él que lo hizo tan famoso (y el artículo que escribió para The Toronto Star sobre la cornada que recibió allí).Sin embargo, el fin de semana pasada, el día que salió la reseña, y 50 años y 7 días después del suicidio del ‘Papa’, yo estuve ocupado pisando la ruta que él no pisó, acompañado por John Hemingway, el nieto de Ernest y un autor nada malo él mismo (ver Strange Tribe: A Family Memoir). El hecho de que John eligió ese día para correr este año – su segunda vez – es aún más impresionante. Primero, porque fue el aniversario de su primer encierro delante del toro, del año 2009, el día que un hombre de 27 años, Daniel Jimeno Romero, un corredor experimentado de segunda generación fue matado. Segundo, porque fue con ‘los toros de la muerte’ de la ganadería de Don Eduardo Miura (mi primer encierro también fue con ellos en el año 2009).

Fue un placer tomar una cerveza contigo la noche anterior al encierro, y un honor pisar unos pasos a tu lado. Aquí estamos hablando de estrategia. (¡Corre!)

L-R: Gary Masi, Me, John Hemingway, Graeme Galloway (orange), Bill Hillman (blue) Photo: Antalya Nall-Cain

Esto fue sólo uno de los momentos destacados. Otro fue cuando quede con uno de los hijos de Don Eduardo, Antonio, y su esposa Cristina, quien contó a mi novia Antalya las mentiras más halagadores sobre mi toreo. “¡Gracias Cristina! Pero ningún ingléses tan bueno a torear…

Eso dicho, tuve encierros buenos, como se puede ver en la foto abajo con un toro de Torrestrella de la finca Los Alburejos que pertenece a mi amigo Don Alvaro Domecq. Yo soy el hombre vestido de chaqueta de rayas rojas y blancas. De casualidad son los colores de mi escuela, Eton, otorgado a mí por el Club Atletismo en el año 1994 por los 400m

Este foto era en el Diario de Navarra, Daily Telegraph (Reino Unido) Die Welt (Allemana) y en varios periodicos en los Estados Unidos. (REUTERS/Joseba Etxaburu)

Está extremadamente mal visto tocar a los toros, pero acabo de ver este hermano acercándose detrás de mí, y por eso fue necesario estabilizar a mí mismo mientras corriendo a máxima velocidad, mirando por encima del hombro, hasta que pude calcular el momento correcto para resbalarme entre los dos toros, como mostrado en la foto aquí. Eso me permitió “correr en los cuernos” de un toro, y a la misma vez reduciendo nítidamente el riesgo de estar tirado al suelo por otros corredores, el “arado de gente” de media tonelada despejando el camino delante de mí. Un malabarismo difícil, ¡por cierto!

El 10 de Julio 2011

Donde Hemingway temió pisar

Into The Arena por Alexander Fiske-Harrison

James Owen

* * * * *

(4 de 5 estrellas)

Pienses lo que pienses del relato de Alexander Fiske-Harrison en busca de llegar a ser torero, tienes que admirar sus huevos. Literalmente no, afortunadamente, pero existen momentos durante el año que pasó como un matador amateur en España en que parece probable que experimente de primera mano la crueldad de la arena.
Y quizás debería ser así. Por tanto que escribió, Ernest Hemingway nunca entró en el ruedo. Para Fiske-Harrison, la única manera de justificar la corrida de toros es entender completamente los riesgos supuestos.

Es una combate mucho más justa que la caza del zorro. El toro pesa más que una tonelada, se gira con agilidad como un patinador y es capaz de levantar un caballo y jinete con el pitón de un cuerno. Cuando el mejor torero de la actualidad, José Tomás, fue corneado durante una corrida en Méjico, perdió un total de 17 pintas de sangre.
Es con razónque los estudios demuestran que los psicópatas y los toreros tienen la misma química de cuerpo en calmaantinatural. En España, los toreros son más famosos que los futbolistas.

Pero ¿el arte y el espectáculo justifican el sufrimiento? El argumento de Fiske-Harrison, que la interacción entre hombre y toro, bien realizada,merece la tragedia, no convencerá a muchos lectores.

Pero sus descripciones de las corridas son absorbentes y líricas, y su explanación de los distintos usos del capote y muleta del matador es iluminadora. Uno empieza a entender lo que ha captivado a los españoles por siglos.

Este libro complejo y ambicioso examine no sólo la vida dentro de la plaza de toros pero también la identidad cultural de España y las ideas modernas sobre la masculinidad.

Fiske-Harrison admite que cada vez que se enfrenta con el toro siente más, no menos miedo. Cuando mata a su primer y único toro no siente triunfo sino una tristeza irreprimible por haberle quitado la vida.

Su punto que la indiferencia del matador hacia su propia vida en el ruedo le inspira respetarla más profundamente fuera del ruedo parece indiscutible. Uno sólo desea que nuestros propios deportistas desacreditados fueran tan sabios.